mardi, décembre 09, 2008

ESO! y estito?




He aqui yo desde hace un tiempo.
Un poco muerta estuve. Hasta olí mal... Ahora resucité pero aun ando moribunda en este dilema de la escritura de este texto científico más jodido que he podido afrontar hasta ahora: la tesis de doctorado. Un verdadero camino a pasar...para aquellos que les gusta las sensaciones extremas. 2 años y medio ya...y el 30 de junio debe estar acabada...es decir que durante tres años la llevas de la mano, la piensas en cada momento: cuando comes, cuando ves tele, cuando hablas con alguien de "eso", cuando escribes sobre "eso", cuando hablas con tus viejos, hermanos, familia...cuando haces conferencias respecto a "eso", cuando viajas por "eso", cuando te reconoces por "eso"(ah! eres tu la que trabaja sobre esto y esto y "eso"! qué interesante lo que haces! ché,)...


Cuando le dices a tu compañero de vida que "eso"es más que "eso"y se vuelve "ESO": "pucha ché estas ideas no paran desde anoche...sigo pensando en Deleuze, en Foucault, en Barbero y su aplicación en Europa...y lo que dice Castells...y acabo de terminar el libro de Venkatash Sudhir...qué loco! y otro loco es el Debray...tan no sé!...y Hall y Macé y Maigret esas conferencias estuvieron increíbles!y qué piensas tu de las técnologías del ser? qué piensas de la métodologías visuales? con Gautllet y estos otros gringuitos que andan re-emocionados con le idea esta... y las entrevistas en profundidad del método cualitativo y la observación participante o mejor la observación participante..."


Pobres aquellos que tienen que escucharme o leerme en mis delirios teóricos post-modernos,ultra tech contemporáneos, con metáfisicas populares adjuntadas de por medio.


Quisiera escucharme un rato y dejarme de "eso"pero no puedo por el momento. Ahora vuelvo a "eso"que "ESO"es lo que me tiene sin publicar en mi blog así que decidí escribir de "eso"como "esto"? que raro eso no?

vendredi, octobre 10, 2008

Nueva etapa: me meo

Dentro de 30 minutos daré mi primera clase como monitora en la enseñanza de la educación superior en Francia.
Dentro de 3 minutos iré a mear porque estoy un poco nerviosa.
Dentro de de 10 minutos terminaré de escribir este texto.
Dentro de 15 lo leeré para ver si hay errores.
Dentro de 25 estaré en camino a mi sala A003.
Dentro de 30 estaré sentada esperando a los alumnos.
Dentro de 35 minutos estaré sonriendo porque me vuelvo a hacer pis.
Dentro de 40 me diré a mi misma: aguante! aguante!
Dentro de 45 hablaremos de las ciencias de la información y la comunicación y todo irá bien.
Dentro de 55 minutos estaré cantando en clase...y todo irá bien.
Dentro 150 minutos iré al baño y mearé.
Dentro de 160 minutos la historia se repite porque hay más alumnos.
Dentro de 250 seguiré en clase...y todo irá bien...después de mear...

jeudi, septembre 11, 2008

Doña Tere


Creo que es como soñar despierta…fueron las palabras que me pronunció antes de partir. Se iría rumbo a la gran ciudad. El sonido de su voz estaba como si se hubiese distorsionado por un ruidoso temblor de La Tierra. Gracioso y tenebroso.

Cuatro ruedas la llevarían hacia su destino. Era el único taxi que llegaba por nuestra tierra. Un taxi pintado de amarillo que venía a recoger pasajeros los miércoles de cada semana, aunque ocasionalmente llegaba para los domingos a la misa del cura Osinaga.

Osinaga, había dado misas estupendas durante más de 10 años en nuestra tierra. Desde que tengo uso de razón siempre oraba por todos lo que marchaban a la gran ciudad. El último domingo en que Lucía sabía su destino, había sido encomendada por el párroco. Habían orado por ella, y habían ofrendado dos ovejitas para el Señor de los cielos. Luego hicimos un banquete con los dos carneros. Delicioso.

La fiesta se había celebrado hasta el amanecer, todas las mujeres del pueblo rezaban por Lucia, mi hermana. Dulce como la miel, linda como una flor, alegre como un cascabel. Mi hermana. No sé cómo decidió marcharse y dejarme. Supongo que fue esa noche cuando el taxi miércolino trajo consigo un puñado de flores blancas y rojas envueltas en un papel periódico, húmedo y verdoso. El periódico era del 23 de noviembre de 1975. Aun lo recuerdo porque muy pocas veces llega un periódico a nuestra tierra. Periódico que lo tengo colado en la pared de la cocina, para leerlo todos los días. Lucía había recibido las flores con sorpresa que su sonrisa amplia donde se vieron sus dientecitos blancos como leche recién ordeñada: blanca, caliente y espumosa…

El de las flores, don Isidoro, le dijo que le prometía ver campos llenos de esas flores allá en la gran ciudad y que le haría conocer no sólo esas, sino muchas más y que las mismitas las podría sembrar en nuestro poblado. Esas flores en realidad se marchitaron pero Lucía quedó entusiasmada con la idea de ver campos enteros llenos de aquellas flores. Esas flores.

Así que por esas se fue, en busca de ellas. Hace más de tres días que no sé de ella, hoy es miércoles y espero que en algún momento llegue don Isidoro, con Lucía. Son más de las doce del medio día y normalmente el taxi llega a las once de la mañana. Tal vez tuvo algún percance en el camino, como de costumbre. Luego llega agitado a pedir mulas, burros y caballos para jalar el taxi hasta nuestras tierras.

Ya anochecía y el taxi jamás apareció. Debí suponer muchas cosas toda la mañana, la tarde y la noche. No pude conciliar el sueño. Aunque mis párpados caían pesados no los cerré ni un solo segundo. Por la mañana, corrí al consejo del cura. Muy pocas veces acudo a él. El cura Osinaga, sorprendido me dijo que no sabía que es lo que había sucedido, probablemente el río creció y no pudieron llegar, aunque no eran épocas de lluvia. Tal vez se quedaron durmiendo en el camino por alguna manifestación de la gran ciudad. En ese momento pensé, que no habían manifestaciones durante este tiempo, porque estábamos en dictadura. Nadie podía reclamar nada.

Le dije que me dijera la verdad que si el sospechaba algo que lo pronuncie a la voz de los cielos. Isidoro estaba muy enamorado de Lucía, no creo que regresen, dijo el cura con voz tenue y ronca. Allá él está estable, tiene una florería en el mercado. Gana buen dinero, pero necesitaba ayuda, una mujer que lo acompañe, por eso se llevó a la Lucía.

Pinche Isidoro, cómo llevársela si apenas es una niña tiene 19 años y el ya va por los 30. Rabia, bronca, flemas en la garganta…escupitajos a los pies del cura. No creo que vuelvan, resígnate hijo mío. Resignarme?. Sino vienen, voy yo.

Tuvo que esperar casi dos meses para que llegue algún automóvil por el poblado. No se animó a ir en caballo porque los que iban de esta manera regresaban en taxi, sin caballo y sin cabello….vendían todo. Solo adquirían dinero y llegaban contando las aventuras de su viaje y sus travesías en la gran ciudad.

Cuando me disponía a escuchar la voz parlante del cura párroco, escuché el ruido de un motor como si fuera un enjambre de abejorros. Vibrante. Salí corriendo, era un auto gigante, con ruedas grandes, y un espacio amplio en la parte trasera. Lo hice parar sin miedo alguno, un señor con barba blanca y ojos verdes abrió la ventanilla y me preguntó: Qué pueblo es este ché?. Es La Tierra señor, respondí al hombre. Con un sonrisa en los labios repitió: La tierra?!. Sí, La Tierra. Jamás había escuchado una risa como la de él. Fuerte, estruendosa, como un burro copulando. Mi instinto sexual afloró por ese instante, había visto tantas formas de hacer el amor entre seres humanos y animales, pero la carcajada de este señor era la de un burro bien satisfecho.

El hombre lloraba, no entendía porque. Luego me explicó que era de tanto reir. A dónde vas hijo?. A La Gran Ciudad, mi hermana está allá. Tu hermana?. Si mi hermana tiene 19 años y fue raptada hace dos meses por un hombre llamado Isidoro. Isidoro? El taxista?. El mismo, lo conoce?. Claro es mi gran amigo, debe ser la niña que se trajo a la casa, la vendieron carísima a doña Tere, una gran mujer por cierto.

Mi hermana comprada por unas flores y vendida a doña Tere?. Quién es doña Tere?. necesito verla, hablarle. Es por lo menos trabajadora, alegre, florista, viuda, ora? Qué es doña Tere?. Todo lo que dijiste hijo mío es la señora de los transportistas. Nuestra Madre Teresita. O sea que fue vendida a una santa?. Mis ojos querían irse detrás de la nuca. No entendía un carajo de lo que estaba pasando. Me subí al auto sin decir una palabra para ir a verla.

Después de casi un año no se supo nada de Lucía ni del que decía ser su hermano, jamás se confirmó aquello. Lucía huyó con el primer hombre que de verdad amó. Lo amó por las flores y por el taxi amarillo. El padre Osinaga escuchaba hasta hace poco las denuncias de las personas desaparecidas del pueblo. El taxi ya no es marillo ahora es azul marino el que llega y el chófer se llama don Pedro. Don Pedro pasa todos los jueves por el pueblo a las 14:00, sin novedades. El también viene a escuchar el sermon del padre Osinaga los domingos y parece que se está enamorando de la Cinthya...

mardi, juin 24, 2008

Sin cerebro, volvî


Como un melón dulce con la boca amarga de tus besos de seda que se derriten en tu calor junto al helado de la vecina que me ha dicho que la madre de mi mejor amiga estaba roja de rabia de haberse comido una telaraña negra con algunos sazones no previstos como el melón que me comí esa tarde de abril otoñero con las hojas de color naranja como tus besos amargos de seda y la vecina que nos mira desde su ventanita chiquitita y redonda que anda rabiosa porque su araña negra se murió o se la comió? que ya no se acuerda que tiene mal de alzheimer o alguna enfermedad parecida de cualquier abuela y abuelo del mundo entero donde todos nos parecemos con dos manos, dos brazos, dos piernas, dos hombros y dos ojos que se han hecho para ver y para saborearte en esos besos de naranja mecánica que me das de vez en cuando en la ventanita chiquitita de nuestro cuarto donde las mariposas pasan y no se acuerdan de nada porque las pobres no tienen cerebro como la pobre vecina de la esquina o la abuela del Martín y todos los humanos del mundo entero que tienen dos manos, dos brazos, dos piernas, dos hombros, dos ojos y ni un cerebro los pobres que ni piensan que yo pienso lo que ahora estoy pensando porque no pienso que sentieron ese beso de hombre araña sin cerebro, también, que sentî.

vendredi, mars 21, 2008

Je suis.

En réponse à moi.
Escenas de poder y contestación
Formas de visibilidad y viabilidad. Dos cosas que se me oponen en el espejo.
En la palabra y el sueño pesado.
Ser visible socialmente es en parte ser invisible al interior de su existencia (Deleuze)
O algo así. En francés. O algo así. Como quien dice, la visibilidad de uno es como una
pequeña reproducción de sí mismo…y así se confieren todas las relaciones.
Qué profundo placer de identificarme al deseo de lo que soy. De ser yo nomás. Sin el otro. Identificarme como un resultado…como algo natural nomás…
Grave pues estas cosas en la cabeza que me dan vueltas desde hace un tiempo.
Desde ese día en el espejo en el cuarto por un cuarto de hora.
Voila ce que tu es et voila ce que tu n’es veux pas être, parce que tu es déjà.
Imágenes vuelan al rededor de mi cuarto menguante.
Et je suis. Y soy, lo que soy.
Je suis.

video

vendredi, février 29, 2008

Me afecto


Ayer he respirado un aire de primavera

Ayer he visto tanta juventud que ríe, se abraza y se besa

Ayer he escrito mucho en mi diario de campo

Son muchas preguntas en la cabeza

Y muchas respuestas en los pies

No hay pregunta concreta y las respuestas van y vienen

Bailan saya, morenada y una cuequita chapaca al final

El tiempo avanza y mis respuestas también

He visto hoy la carretera con una sonrisa

He gritado a una vieja por meterse en medio de mi camino

He cantado a voz grave: “pelos en la solapa esta sonrisa me delata”…

He cantado después: “quiero un zoom…luz, cámara y acción”

He gritado que quiero respirar y responder a mis preguntas

Me han sonreído al verme

Qué chistoso me sonríen cuando grito pero no cuando sonrío.

Quiero pues bailar de una vez

Cantar y gritar o al revés

Me he cansado de planchar…

Me he cansado de viajar….

Voy a pensar menos…y gritar más?

lundi, janvier 14, 2008

Exudando



Carne molida, roja, mezclada con huevo. Amasada.
Fascinante sensación. Mostaza picante de Dijon. Pimienta y perejil.
Primera vez que como tanta carne cruda.
La carne se colaba en mis dientes, como chicle muy mascado.
Mi estómago gruñía o tal vez ronroneaba de placer?.
Cerveza de navidad para acompañar este plato.
!Qué animales que somos! Animales que piensan?
O qué piensan los animales de lo animales que somos?
Tres escenas sangrientas
Al cepillarme mis dientes.
Hay sangre al escupir el dentífico blanqueador: una pequeña herida en la encía superior
La regla de mi amiga californiana.
Todas las mujeres la tienen. Unas más otras menos. Más tarde, más temprano.
El 5 de enero me he cortado el dedo con el cuchillo más filo de mi casa.
Sangre y dolor y un "puta mierda"que sale del corazón.
Antes comí el "tartare" con la cerveza.
Pareciera una guerra: sangre por todos lados. Sangre.
He tomado vino: sangre de Cristo"diciendo" para sanar el corazón.

PD: Zancudo de mierda que no me dejó dormir. Lo maté. Entre mis manos mi propia sangre.