samedi, janvier 20, 2007

La sal y la mala suerte


Me he puesto a observar, el otro día, en las tantas supersticiones que se crean al rededor de una acción o varias. Todo empezó la noche en que me puse a contar plata y algunas monedas en mi cama (no era mucha plata) y mi marido me sale con que “no cuentes plata en la cama!! Mala suerte es”.Bueno. Le dije que eran macanas y que yo nunca había escuchado eso. Más cachito me fui a la cocina a ordenar un poco (como siempre). Algunas cosas cayeron en el piso, me dispuse a barrer, como buen aprendizaje de mi madre. ¿Y quién llega ese rato?. Una amiga, que esos días se quedaba en casa, me dice ¿qué estas haciendo?. Barriendo. ¡No hay que barrer de noche, flaca! ¿Nunca te han dicho que es mala suerte?. Yo en bolas la verdad. Respecto a este acontecimiento, en bolas. Esa noche después de estos “aconteceres”, dormimos tranquis, sin malestar alguno. Al día siguiente, casi lista para salir, reviso “la meteo” y veo que la lluvia se avecina. Ya chilcheaba un poquito. Llevaré nomás paraguas, me dije. ¡Ahh! pero lo del paraguas me lo sé. “No hay que abrir el paraguas en la casa, porque alguien se muere”. Casi lo mismo es lo del t’aparanku[1] en la casa. Obediente. No lo abrí adentro. Lo abrí afuera. Como es lógico. Después de mis clases, mi amiga vasca me dice que vayamos a comer unas papitas fritas, que anda antojada. Nos fuimos. En este país jamás le ponen sal ni a las papas ni a la carne. Entonces yo salerosa pues meta a la sal…y chun! ¿Qué me pasa?!La sal se cae pues!. Como loca esta amiga-Marie Julie- me dice recogé la sal rápido antes de que se te escape. No entendí nada. Hice rápido lo que ella me dijo. Antes de que se me escape. Luego con más calma, me dijo, ¡Ay! ¡Más bien, justo a tiempo!. En el tranvía de regreso a casa, charlando y charlando, me dice que en el País Vasco hay un montón de supersticiones. Sobre todo con la sal. Que me cuide. Que no pase debajo las escaleras y que no se me cruce un gato negro. En fin. Me despido de ella, con una sonrisa bien agradecida. Voy a ver los horarios del bus y en mi reloj eran las 14:30 el bus pasaría a las 14:38. Bueno, me dije, espero nomás 8 minutos. Pasan los 8 no llega el bus. Pasa otro que me acerca un poco a la casa. Pero decido tener paciencia.12 minutos ¡nada ché!. Ya un poco emplumada, digo: ‘ni modo caminaré nomás’ ‘a modo de hacer hora hasta la próxima parada’. Así caminando pensando en lo lindo de la vida, el bus pasa a mi lado…justito antes de llegar a la siguiente parada. Bueno ni modales dije. Al final yo tomé la decisión de caminar. Llegando al departamento, los gatos negros de la Chantal y la Anne Marie se vienen a mis pies. Me ronronean como siempre. Dos gordos y castrados, por cierto. Inmensos animales. Llego a casa. Mi gata Patasqa me saluda. Ronronea. Tranquis reviso mis mails y me pongo a leer un cacho.- Hasta que llegaste tu, vi la vida con dolor-. Le cuento lo de sal a mi esposo y chun! Me dice que lo que debería haber hecho es echarme la sal a los hombros….asiento con la cabeza y aprendo.

Mi mamá creo que tiene algunas supersticiones como la del pájaro de mal agüero que trina como si estuviera diciendo: ¡MAL! ¡MAL!. O el de buen agüero que según mi abuela dice: “BIEN TE HA IDO”. Me acuerdo también de una vez que un Picaflor se entró a la casa y era la locura porque dicen que es de Bueeena suerte…plata es el picaflor plata es! Diciendo.

Yo feliz nomás porque apellido Vacaflor. Algo de Picaflor tengo ¿no?...y así voy en esta vida. Tranquila. Quila. Como picaflor. Aprendiendo, aprendiendo. Escuchando y riendo de lo que ella me da a diario. Pero ahora tengo un más cuidado con la sal.


[1] Mariposa nocturna que a veces llega a un gran tamaño.

7 commentaires:

Anonyme a dit…

Warmicita,
Me hiciste reir con tu post. Esta muy bueno tu blog. Variado pero con fondos interesantes.No olvides que lo del martes o viernes 13 cae al dedo con tus supersticiones. En mi casa q'oamos los primeros viernes, pero eso es más una creencia.Creo.Bueno un saludo ya estaré vistando más este blog.
Omar

Sakura a dit…

jajajajajaja... realmente para eso mejor vives en función de las chucherías de otros... no es que no respete sus creencias, pero eso no significa que deba creerlas y practicarlas... =)

Saludos

Warmicita a dit…

Omar,gracias por la visita.De todos modos estas supersticiones no son las mías. Son las de todos aquellos que las creen.
Sakura,yo no practico estas cosas solo me divierte pensar que los otros creen en lo que puede pasar.Lo posible. Que tampoco es imposible.Me gusta pensar que otros piensan lo que no pienso y que a ratos me hacen pensar de que lo que pienso es solo eso: un pensamiento.saludos también!

CyNtHiA a dit…

Esas cuestiones de la mala suerte son un excusa cuando algo nos va mal, esta en nuestra naturaleza a alguien siempre tenemos ke echarle la culpa...

Un saludo!!

Warmicita a dit…

Cynthia,
Esto de la mala es para reir.Es verdad cada vez que nos va mal hechamos la culpa a "algo"o "alguien"...una buena razón son estas creencias maravillosas, estas supersticiones que nos enganchan a veces hasta fondo.
Un saludo también.

Julio CesAr Cruz a dit…

Querida amiga, te recomiendo leer el libro los 7 principios de la felicidad, hay un modulo que dedica a temas sobre metafisica, ampliara mas tus horizontes, muy interesante y cautivador las reflexiones que compartes en este blog tuyo. un saludo.. desde Santa cruz - Bolivia.
http://emprendedoremergente.blogspot.com

Warmicita a dit…

Julio César,
Metáfisica, seguramente debe ser apasionante no?.Lamentablemente no tengo oportunidad de tener libros en español a mi alcance. Pero gracias por el consejillo.Sobre mis reflexiones, es un simple intento de sonreirme y de disfrutar de la magia de situaciones cotidianas.Bienvenido.Saludos.